EMIL TABAKOV-SOFÍA

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

EMIL TABAKOV-SOFÍA

Mensaje  El Reyes el 4/12/2017, 13:41

L'uomo ritorna al vizio…

Acá de nuevo. Una enfermedad muy delicada de una de mis hijas me hizo abandonar los foros. Regresé a algunos grupos de discusión en Chile y ya estamos anímicamente dispuestos para retornar al mejor Foro Mahler en castellano.

La verdad no he estado muy mahleriano este último par de años, pero he estado revisando algunas integrales -de las modestas- gracias a TIDAL. Para poder valorarlas siempre las oigo a la par de una integral clásica, para no perderme tanto en las valoraciones. La última que revisé fue una que ya no se encuentra en disco: Emil Tabakov dirigiendo la Orquesta de Sofía

Pues me pareció excelente. La dirección va desde lo correcto a lo extraordinario. La orquesta va desde lo discreto a lo excelente, los solistas desde lo horrible a lo correcto. El sonido es muy bueno, salvo por algunas excepciones.

Pero lo destacado… nos encontraremos con una dirección muy elocuente, de tiempos muy reveladores, atenta a los detalles, con un uso del rubato muy imaginativo. Se trata de lecturas emocionalmente muy comprometidas que en algo recuerdan las de los antiguos maestros. Yo las disfruté todas sin excepción. Para mi audición comparé cada sinfonía con la lectura de Kubelik-Baviera. Tabakov sale muy bien parado, la Orquesta de Sofía no tanto.

Mi conclusión fue: Ojalá tenga vida para oír en vivo un ciclo así de arrojado y bien dirigido, aunque sea con una orquesta modesta. Para mí, es suficiente.

Vamos por ranking.

Las que podrían estar entre las referencias:

Novena: Impresionante. Muy bien grabada. El único pero es el pasaje de corno con flauta. Dudamos si esa lentitud es intencional o está hecha para que el cornista y flautista no hagan una ensalada de dedos. La orquesta está en su mejor desempeño del ciclo y Tabakov apuesta fuerte por tiempos moderados y cargados de patetismo. Las irrupciones de los timbales son bestiales y le quedan muy bien. El fraseo siempre imaginativo y revelador. No dudo en ponerla por sobre la excelente lectura de Kubelik.

Quinta: A pesar de patinazos en el final, ya se quisieran los directores actuales marcar el tiempo como en la marcha inicial o la atención al contrapunto en un final que salvo algún patinazo es pasmosamente claro y nos tiene al borde del asiento. Entiendo perfectamente cuando en algunas listas aparece como una de las grandes Quintas.

Excelentes:

Tercera: Impecable. No remecerá la discografía, pero oigan cómo está dirigida la Canción de Medianoche. Realmente misterioso. En el resto se codea con referencias sin ningún complejo.

Séptima: La orquesta suena de segunda categoría, pero toca muy bien. Tabakov, como es su sello, destaca todo y los articula con coherencia increíble. Realmente se hace una audición muy amena.

Muy buenas:

Cuarta: Grandes movimientos extremos y correctos centrales. Una pena, porque el primer movimiento es increíble y la soprano en el final dice todo más que bien.

Sexta. Los dos primeros movimientos son extraordinarios. Increíble el cambio de ritmo entre la marcha inicial y el tema de Alma. El scherzo mete miedo como pocos. Decae en los dos últimos.

Correctas:

Primera: No muy bien grabada. En el tercer movimiento no sabemos si la rusticidad es intencional o es lo que las maderas pueden hacer. En todo caso, le queda bien.

Segunda: Ojo, que tiene mucha intención, pero la toma sonora no es un primor. Los coros finales son muy buenos. Las solistas también. El Urlicht tiene una de las mejores direcciónes que haya oído.

Dudosas, más por grabación que otra cosa:

Octava: No está mal. Lo que sucede es que la toma sonora es más extraña que pez con hombros. No sabemos si los detalles son obra de Tabakov o del ingeniero en sonido que pone todo en primer plano. Lo bueno de esto es que nos podemos enterar de muchas cosas que en otras grabaciones pasan inadvertidas. Los solistas van desde lo pésimo a lo muy bueno. La contralto es horrible, el tenor tuvo lo suyo y canta con intención, pero está por sobre sus capacidades. Mejores el bajo, el barítono y la excelente soprano (la misma de la Cuarta). Buenos coros y una dirección muy atenta.

Décima: en Tidal está una lectura completa con la Orquesta Nacional de Bulgaria (no está el Adagio con la Orquesta de Sofía). La grabación es mala, muy saturada. La dirección es muy buena. Particularmente en la parte completada por Cooke.

Algunas referencias críticas

Una buena

would like to highlight the specific merits of this gigantic project's (Mahler's Symphonies). There is not a single wrong tempo in the series of 15 CDs, not a single unnecessary deviation aimed at producing sensation, each of the numerous "rubatos" is motivated from a musical and logical point of view in compliance with the precision of impressions. To put it in a nutshell - there is not a single objection to be raised before Tabakov.Which borders with sensation.
Manfred Karulus

Una mala

De la Gramophone
https://www.gramophone.co.uk/review/mahler-complete-symphonies-1

As I remarked when reviewing Claudio Abbado’s cycle (DG, 12/95), I would not myself opt for any one conductor’s Mahler series in preference to assembling my own. Nevertheless, when the price is right, we are invited to come on down, and I approached this set hoping to encounter a valid alternative to the deep-pile Mahler of today’s international music scene, an alternative that might remind one of the composer’s Czech and Hungarian connections rather than his historical, sociological or psychological significance – in short, orchestral playing with a distinctive, Eastern European tang.
While it is certainly true that the Sofia Philharmonic produces a ‘distinctive’ sound, it is not, to put it kindly, a first-rate orchestra. It is not even a first-rate provincial orchestra. The strings may be scrawny of tone and approximate of pitch but, more crucially, there aren’t enough of them. Sample the opening pages of No. 4 and cringe at the ragged, uneven ascending scale for lower strings, the lumbering semiquaver passage that follows (scarcely pp or leggiero), the painful high B marking the peak of the cello line at 1'49'' (the appearance of the tenor clef usually bodes ill for the cellos). Similar observations pepper my listening notes: “violin portamento particularly unhappy” (No. 4, third movement, 4'51'' – the strings’ inability to arrive at the same note after any sort of slide is a hallmark of the cycle); “cello intonation suspect” (No. 7, second movement, 9'16''ff.); “violas lack tonal lustre” (No. 10, opening – I was being polite there but the renewed entry of the opening theme at 10'17'' is yet more dismal); “will they make it?” (No. 7, fifth movement, 1'20'' – the trumpets only just hanging on to their exultant fanfares).
To avoid embarrassing his players, Emil Tabakov opts for sensible speeds by and large. Faster movements are taken steadily with slow movements kept on the move. Exceptions include the reckless finale of No. 7 and the very slow first movement of No. 9. Neither tempo does the band any favours. Having set a good opening march pace for No. 6, Tabakov undermines the effect by slowing right down for the ‘Alma’ theme. And what, incidentally, is the side-drum doing in the coda of this movement? Against the odds, the finale of the Third confirms that the conductor does have a real feeling for the idiom and the best singing in the set comes from the Bodra Smyana Children’s Choir in the same work. Apart from Vessela Zorova (the contralto in No. 2) and Tamash Syule (the bass in No. Cool, both of whom turn in respectable performances, the vocal contribution varies from the adequate (Lyudmila Hadzhieva in No. 4) to the ‘unfortunate’ (Brigitte Pretschner in No. 3, and nearly everyone in No. 8 where Janos Bandi verges on the comic as Doctor Marianus).
Still, the integrale is DDD, so might it not appeal to the impecunious hi-fi buff? Wrong again. Although all-digital, the recordings aren’t especially recent or especially good: the Resurrection dates from as long ago as January 1987. In general, the sound is rather harsh and dry with plenty of stage noise. No. 1 seems particularly synthetic, while the more forward balance of No. 7 is by no means an advantage with these players. More serious are the wildly inconsistent perspectives. At the start of the Eighth, the orchestra are more distant than the chorus; in the early stages of Part 2, it’s the other way round (and Pater Ecstaticus sounds as if he’s standing next to you). In No. 2, the terror of the Last Judgement is fatally undermined, while the chorus’s final syllable is completely obliterated, as is everything else, by an over-miked tam-tam.
To sum up: a cautious welcome might be extended to No. 3 (despite the inadequate soloist) and perhaps to No. 6; in both the orchestral playing is of a higher standard than elsewhere and the recorded sound is better. Nevertheless, anyone coming to Mahler for the first time should consider saving up for a big-name alternative. Capriccio’s set is well packaged for a super-budget issue but that is all and it simply isn’t enough.'

Desde TIDAL

https://listen.tidal.com/playlist/e9e182ee-3de6-4a90-ae2e-4acd0d730861

avatar
El Reyes

Cantidad de envíos : 913
Edad : 50
Localización : Santiago de Chile
Fecha de inscripción : 16/03/2008

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.