Y LLEGÓ MAYO 2011

Página 10 de 12. Precedente  1, 2, 3 ... 9, 10, 11, 12  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Y LLEGÓ MAYO 2011

Mensaje  Ignacio el 15/10/2011, 21:57

Psanquin escribió:Perdonad si interrumpo este momento romántico. Es que leyendo la carpetilla de la última Sexta que estoy escuchando me he encontrado con esto: el autor hace una declaración de fé en esas dosis proféticas mahlerinas que discutíamos páginas atrás. Aquí están sus comentarios sobre el gift to prophesy de Mahler Very Happy

Laughing Laughing Laughing Laughing Laughing Laughing Laughing Laughing Laughing Laughing Laughing Laughing Laughing Laughing Laughing Laughing Laughing Laughing Laughing Laughing

¡juas! ¡juas! ¡juas! ¡juas! ¡juas! ¡juas! ¡juas! ¡juas! ¡juas! ¡juas! ¡juas! ¡juas! ¡juas! ¡juas!

¡Ay, que me troncho!

Psanki, anda, guapetón, haznos con tu fotochop una imagen de Nostramahler....., o mejor aun, Mahler con las gafas de Rappel... Razz Razz Razz Razz Razz Razz Razz Razz Razz Razz Razz .

No, si ya me pareció a mi ver el otro día, en uno de esos canales de videncia, una foto de Mahler detrás de Aramís Fuster....

Por cierto, ahora que lo pienso, Alma se parecía a la Fuster....¡buah! ¡que morbazo! ¿os imaginais?

Ignacio

Cantidad de envíos : 908
Fecha de inscripción : 15/01/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: Y LLEGÓ MAYO 2011

Mensaje  Ritter el 15/10/2011, 22:13

Ignacio escribió:
Psanquin escribió:Perdonad si interrumpo este momento romántico. Es que leyendo la carpetilla de la última Sexta que estoy escuchando me he encontrado con esto: el autor hace una declaración de fé en esas dosis proféticas mahlerinas que discutíamos páginas atrás. Aquí están sus comentarios sobre el gift to prophesy de Mahler Very Happy

Laughing Laughing Laughing Laughing Laughing Laughing Laughing Laughing Laughing Laughing Laughing Laughing Laughing Laughing Laughing Laughing Laughing Laughing Laughing Laughing

¡juas! ¡juas! ¡juas! ¡juas! ¡juas! ¡juas! ¡juas! ¡juas! ¡juas! ¡juas! ¡juas! ¡juas! ¡juas! ¡juas!

¡Ay, que me troncho!

Psanki, anda, guapetón, haznos con tu fotochop una imagen de Nostramahler....., o mejor aun, Mahler con las gafas de Rappel... Razz Razz Razz Razz Razz Razz Razz Razz Razz Razz Razz .

No, si ya me pareció a mi ver el otro día, en uno de esos canales de videncia, una foto de Mahler detrás de Aramís Fuster....

Por cierto, ahora que lo pienso, Alma se parecía a la Fuster....¡buah! ¡que morbazo! ¿os imaginais?

A mi lo que me sorprende es que los que creen en esas dotes proféticas de Mahler, parecen pensar que esas dotes se han agotado ya...esto es, que sólo predecían las grandes tragedias ya conocidas del siglo XX. ¿No habrá algún avispado que, con un estudio profundo de las pertituras, pueda predecir lo que nos espera en los próximos años?

Ritter

Cantidad de envíos : 2290
Localización : Madrid
Fecha de inscripción : 08/08/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Y LLEGÓ MAYO 2011

Mensaje  Psanquin el 16/10/2011, 00:39

Ignacio escribió: Laughing Laughing Laughing Laughing Laughing Laughing Laughing Laughing Laughing Laughing Laughing Laughing Laughing Laughing Laughing Laughing Laughing Laughing Laughing Laughing

¡juas! ¡juas! ¡juas! ¡juas! ¡juas! ¡juas! ¡juas! ¡juas! ¡juas! ¡juas! ¡juas! ¡juas! ¡juas! ¡juas!

¡Ay, que me troncho!
Very Happy Ignacio, tu risa insistente transpira un cierto nerviosismo; el que nos producen este tipo de fenónemos paranormales. Lo comprendo, es una un mecanismo de defensa habitual reírnos de todo lo que supera nuestro raciocinio. Reconozco que yo también me he reído a menudo de todo aquello que se saltaba a la torera los circuitos de la lógica; pero con el tiempo he adoptado una postura más ecuánime... y más typical Galician: "Haberlas hainas" es lo que me ha enseñado el paso del tiempo y algún que otro susto.

Pero no quiero perderme en off-topics que nada aportan; sólo intentar poner un poco de sentidiño en este debate. La cuestión no es obviamente si Mahler componía consultando su bola de cristal o si en su obra están escritas profecías todavía por revelar -como Ritter sagazmente apunta. No, la cuestión es ¿Por qué músicos, musicólogos, escritores, etc. sesudos y respetables, conocedores de la vida y de la obra de Mahler -Lenny es el ejemplo más obvio- publican sin ningún tipo de pudor semejantes atribuciones? ¿Por qué de todos los compositores de la historia de la música es Mahler y sólo Mahler quien merece semejante tratamiento? No tengo la respuesta; sí se me ocurren argumentos, pero no para escribirlos a estas horas de la madrugada ;-)

Psanquin
administrador

Cantidad de envíos : 8247
Fecha de inscripción : 16/03/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: Y LLEGÓ MAYO 2011

Mensaje  gustavo el 16/10/2011, 09:32

Yo no estoy de acuerdo con la visión Bernsteniana sobre lo profético de la música de Mahler. No es un adivino ni profeta alguno, simplemente su música tiene una inspiración que sobrepasa todas las barreras de nuestro raciocinio y desnuda la naturaleza humana, con sus grandezas y sus miserias. Pero el mensaje -a pesar de la Sexta- es de esperanza, de que hay una esfera superior que contiene la perfección siempre que seamos capaces de amar. Esta es la esencia que se esconde tras las partituras mahlerianas, al menos para mí, aparte de tratarse de una música genial!


Última edición por gustavo el 16/10/2011, 18:43, editado 1 vez

gustavo

Cantidad de envíos : 3145
Fecha de inscripción : 10/11/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: Y LLEGÓ MAYO 2011

Mensaje  Robertino Bergamasco el 16/10/2011, 12:04

X


Última edición por Robertino Bergamasco el 4/1/2012, 23:39, editado 1 vez

Robertino Bergamasco

Cantidad de envíos : 4428
Fecha de inscripción : 14/07/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: Y LLEGÓ MAYO 2011

Mensaje  Ritter el 16/10/2011, 14:13

Robertino Bergamasco escribió:
¿No habrá algún avispado que, con un estudio profundo de las pertituras, pueda predecir lo que nos espera en los próximos años?
Estoy escuchando la Octavade Jansons... y puedo predecir, que a partir del miércoles lloverá en la zona Cantábrica. ¡¡Está clarísimo.... en el 53 compás del Veni Creator!!


¿Pero de la bolsa no dice nada? Ya puestos,,,;,,,, pirat

Ritter

Cantidad de envíos : 2290
Localización : Madrid
Fecha de inscripción : 08/08/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Y LLEGÓ MAYO 2011

Mensaje  Robertino Bergamasco el 16/10/2011, 14:21

X


Última edición por Robertino Bergamasco el 4/1/2012, 23:39, editado 1 vez

Robertino Bergamasco

Cantidad de envíos : 4428
Fecha de inscripción : 14/07/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: Y LLEGÓ MAYO 2011

Mensaje  Todtenfeier el 16/10/2011, 18:12


Todtenfeier

Cantidad de envíos : 562
Fecha de inscripción : 19/03/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: Y LLEGÓ MAYO 2011

Mensaje  Todtenfeier el 16/10/2011, 21:18

¿Por qué de todos los compositores de la historia de la música es Mahler y sólo Mahler quien merece semejante tratamiento? No tengo la respuesta; sí se me ocurren argumentos, pero no para escribirlos a estas horas de la madrugada ;-)
Si Psanquin, aquí va la respuesta, no está escrita en el viento, como decía el amigo Dylan, está escrita en el eespacio infinito y el que quiera que la lea. Ahí va:

“Mahler as a musical prophet, so to speak, seemed to recognize us from a hundred years away, to predict a world too frightening to contemplate in 1896 but all too familiar to us.

Mahler to use the words of composer Erik Satie, “came into a very young world in a very old time.” His voice - innocent, cynical, heartbreaking and consoling - is a voice of contradictions, as he was himself.

His sense of homelessness, of restlessness, created an environment of conflict that informs his entire art. He was a man of dualistic vision: Mahler the conductor struggling with Mahler the composer; Mahler the Jew at odds with the Catholicism he adopted; Mahler the believer warring with the doubter who at times embraced the Nietzschian philosophy of man as god.

He was at once a naïf and a sophisticate, a country Bohemian and an urbane Viennese man of society. A world of antitheses inhabits Mahler’s music, creating a complexity of experience that proved unendurable to the people of his time.

How can music be so unsettling as to be rejected by almost an entire generation?
Mahler’s vision of the Austrian world was deeply disturbing. He saw a society teetering on the brink of extinction - a world crumbling beneath its smug surface, prosperous and hypocritical; certain of its earthly infallibility yet empty at its spiritual core.

The music is startling in its revelations, almost like a SNAPSHOT of a world at the moment in which it begins to decay.

None of this was clear to Mahler’s listeners, however. They heard only exaggeration, excess, bombast and untenable length, and were unable to recognize themselves in music they labeled grotesque.

The German-Austrian tradition they loved seemed shamefully distorted and ironic in Mahler’s hands. Marches changed from charming diversions to brutal portents of a horrifying future.

Harmonic digressions were pushed to the edge of the abyss of tonal disintegration. Love songs ended in tears, innocent laendler turned maniacal, dreams metamorphosed into nightmares. To the Viennese of 1896, such a vision was unacceptable and horrifying. Without knowing exactly why, they fled from Mahler’s music, labeling it incomprehensible and even deranged.

It is perhaps not surprising, then, that only after many decades were audiences able to begin to come to terms with Mahler’s intensely personal vision of life.

Only after life was forever changed - with the assassinations of the archduke and duchess in Sarajevo, the advent of the world wars and the subsequent conflicts, terrors and staggering changes of the twentieth century - can it be perceived what Mahler foretold in music: the end of the world as he knew it.

Could he have known specifics of the years to follow his death? Certainly not. But as a wise man who could see beyond his own time, he had an uncanny sense of the beauty and horror that exist side by side in all mankind - indeed, in all of life.

It is this juxtaposition–his stunning ability to entwine the frightening and the sublime–that makes his music uniquely compelling.

For all of his angst-ridden images and feverish dreams, Mahler’s true soul is really one that extols the beauty of life. Music for him was vision, intoxication, fulfillment: “a mysterious language from beyond.”

In his symphonies resound the themes of an AGE IN TRANSITION, a time drawing to its close: nature, folklore, poetry, love of man, faith in God, the sorrow of human destiny and the loneliness of death (9TH Symphony and DLVDE)

He creates for us a tonal description of how perfect life could be, and then places this sonic landscape of wonder always just beyond our reach. He enables us to look back at his Vienna, albeit through a disturbing mirror of a century’s distortion.

His music resurrects for us not the shipwreck of a civilization but a Vienna tinged with grace and nostalgia, a city beyond the looking glass, shining, lilting and lost. His cynicism is coupled with an unquenchable hope, violence with indescribable sweetness, vulgarity with profundity, anguish with joy, weariness with innocence.

He is refined and rough-hewn, subtle and blatant, objective, maudlin, brash, shy, grandiose, insecure, confident, sinister, serene, terrifying and endlessly comforting - all at the same time, within the space of a symphony that, as he expressed it, “should encompass the world.”

Gustav Mahler was the last heir to an incomparable legacy, the last symphonist in the long and illustrious tradition begun by Wolfgang Amadeus Mozart. He received the Austro-Germanic heritage and pushed it to its ultimate limit, stretching and exaggerating until the refined eighteenth century world of his musical forefathers had been transformed into a vortex of heightened sensibility.

In his hands, elegance and restraint were reborn as passion, terror and aching tenderness. Yet, in the final analysis, the hearts of Mozart, Beethoven and Schubert still beat firmly within this extraordinary music. Mahler summed up and laid to rest the treasure of that noble heritage, singing the last poignant song of nineteenth century romanticism.

On this tormented genius was bestowed the honor of saying goodbye: to life and nature and music as he knew it and cherished it; to a world that would never come again.”

+++++++++++++++++++++++++++++

Y en roman paladino podíamos añadir que ya en los movimientos Segundo y tercero de su Novena Sinfonía prevé lo que ya está ocurriendo a nivel mundial, el 12M elevado no a nivel de calle (parafraseando a A. Suarez) sino a nivel universal.

En el tercer Movimiento el trompeta solista trata de arreglar la situación –inyección de cash a los bancos—pero los trombones tiran todo por la borda y nos encontramos ante una sociedad angustiada tal y como Mahler tuvo el gusto de vivirla.

En el cuarto movimiento, al igual que Wagner, Mahler saw the world’s end. Sin ir más lejos en ese impagable documental del viejo Otto Klemperer, en la parte final de la Novena, se mezclan en la imagen en pantalla los violines del adagio con los bombarderos atómicos, vaya visión……….

Vaya, que este tema que se trata aquí a la ligera es comparable a la infinitud del universo, que no tiene principio ni fin, alguien entiende eso de principio y fin, de un dios que no ha salido de ningún sitio y ha creado el universo.

La música del bohemio pretende humildemente explicarnos este complejo problema, pero es imposible que nuestras neuronas o más bien el hipocampo pueda procesar tan complejo mensaje.

Ahora acabo de oir el último movimiento de la Séptima bajo la batuta de N. Jarvi que me transmite que el sol va a seguir quemando aquí en Madrid.

Laralala, lalalalalaaaaa, larala, lalalalaaaa ………. brindis



Todtenfeier

Cantidad de envíos : 562
Fecha de inscripción : 19/03/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: Y LLEGÓ MAYO 2011

Mensaje  José María el 16/10/2011, 22:46

gustavo escribió:Yo no estoy de acuerdo con la visión Bernsteniana sobre lo profético de la música de Mahler. No es un adivino ni profeta alguno, simplemente su música tiene una inspiración que sobrepasa todas las barreras de nuestro raciocinio y desnuda la naturaleza humana, con sus grandezas y sus miserias. Pero el mensaje -a pesar de la Sexta- es de esperanza, de que hay una esfera superior que contiene la perfección siempre que seamos capaces de amar. Esta es la esencia que se esconde tras las partituras mahlerianas, al menos para mí, aparte de tratarse de una música genial!

Me encantó gustavo, me ha llegado al alma, no lo podría haber dicho mejor

José María

Cantidad de envíos : 1567
Edad : 37
Fecha de inscripción : 24/07/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Y LLEGÓ MAYO 2011

Mensaje  Psanquin el 28/10/2011, 10:03

Un artículo sobre una más de las Octavas de este año -la del inglés Pappano en Roma- algo más personal de lo habitual:


Psanquin
administrador

Cantidad de envíos : 8247
Fecha de inscripción : 16/03/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: Y LLEGÓ MAYO 2011

Mensaje  Todtenfeier el 29/10/2011, 14:42

Mahler’s Sixth Symphony opened this year’s season at the Auditorium in Rome.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

2011 celebrates the 100th anniversary of the Bohemian composer’s death.
On the rostrum: Maestro Antonio Pappano, with the Orchestra dell’Accademia Nazionale di Santa Cecilia.
He set the scene for euronews: “It starts with a march. You can imagine him walking into rehearsal, the manuscript under his arm, his head down, very short, big head, and he’s walking with a purpose, that was his way, and completely obsessed with what he’s doing; this followed by a beautiful romantic thing that expresses his wife, and happy domestic bliss.”
Pappano added: “The sixth symphony is absolutely the will, the desire to live, and to fight against the ultimate obstacle – death.”
Despite its name – the ‘Tragic’ – the Sixth was actually composed during a happy time in Mahler’s life: he was married, he had recently become a father, and he was a successful director of the Court Opera in Vienna. At that time, thanks to its flourishing arts, literature and music, the Austrian capital was the cultural hub of Europe.
Pappano is a perfectionist in rehearsal, telling the orchestra: “We’re trying to get the energy of Superman – what I hear here is only Clark Kent, not Superman!”
The Orchestra dell’Accademia Nazionale di Santa Cecilia is today one of the most acclaimed in Europe and Maestro Pappano’s contribution has been vital.
Mahler also performed in Rome – twice, in 1907 and 1910 – and he conducted this very orchestra!
Pappano said: “Mahler is the one composer who is not afraid to express the deepest, the dirtiest, most neurotic part of the human psyche.”
He added: “So there’s a certain amount of discipline you need to get through to the end. The feeling of dealing with these emotions in the open, to a public, and for the musicians too, is unique.
“The last movement is an attempt to survive, and to live.
“I think in every symphony of Mahler it doesn’t matter how much energy a conductor has – and the musicians – by the time you get to the last movement you feel like you’ve got those last 100 metres to go on Everest, and you wonder ‘How do you reach there without having a heart attack!’.”
“We’re taught to be disciplined… Mahler gives us a choice of being real human beings, with all the faults showing.”
In this story you can hear parts of Gustav Mahler’s Sixth Symphony (Movement I, III and IV).
The Orchestra dell’Accademia Nazionale di Santa Cecilia will be touring Europe – the UK, Greece, Germany and Belgium – from 17 March to 28 March.
Copyright © 2011 euronews


++++++++++++++++++++
Impresiona cuando el Maestro norteamericano dice eso de que opina que en cada sinfonía de Mahler, independientemente de la energía que pueda tener el Director o los músicos, cuando se llega al último movimiento uno tiene la sensación de que todavía le quedan 100 metros para llegar a la cumbre del Everest, y uno se pregunta cómo demonios va a llegar hasta allá arriba sin que se nos presente un infarto de miocardio.
Siempre me ha fascinado este Maestro.
Alguien ha oído esta nueva versión de la Sexta. Amigo Gustavo, ¿lo has oído en directo ya que estuvo unos cuantos años en la Monnaie de Bruselas?. No me refiero a si lo oistes en esta sinfonía sino en otra. Creo que en Tchaikovsky es un no va más.
De cualquier manera voy a hacerme con este CD de la forma que sea ya que será seguro una referencia.

Gracias Psanquin por tu upload sobre la Octava de Pappano que sin leer he colgado esta perla, pero voy a leérmela ahora mismo.
----------------------------------------------------------------------------

http://www.euronews.net/2011/01/27/antonio-pappano-celebrates-mahler-s-sixth-symphony/

Todtenfeier

Cantidad de envíos : 562
Fecha de inscripción : 19/03/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: Y LLEGÓ MAYO 2011

Mensaje  gustavo el 29/10/2011, 22:06

Todt, Pappano estuvo la temporada pasada en Bruselas interpretando la Primera aunque yo no puede asistir...

gustavo

Cantidad de envíos : 3145
Fecha de inscripción : 10/11/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: Y LLEGÓ MAYO 2011

Mensaje  Robertino Bergamasco el 29/10/2011, 22:22

X


Última edición por Robertino Bergamasco el 4/1/2012, 23:39, editado 1 vez

Robertino Bergamasco

Cantidad de envíos : 4428
Fecha de inscripción : 14/07/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: Y LLEGÓ MAYO 2011

Mensaje  Todtenfeier el 31/10/2011, 21:20

Mahler: muerte y resurrección

En estos días de difuntos, que se aproximan, hoy burdamente ridiculizados por las tonterías del Halloween, parece obligado mencionar alguna de las muchas, y hermosísimas, partituras dedicadas a la muerte, esa inevitable compañera de la vida. Esta semana he escogido la 'Sinfonía nº 2' de Mahler, una impresionante y densa reflexión sobre el final de la vida y la esperanza de una resurrección.

Este año se ha cumplido el primer centenario de la muerte, a los 51 años, de Gustav Mahler. Durante una estancia en los Estados Unidos, se agravó la dolencia cardiaca que padecía, y, 'con la muerte a cuestas', regresó hasta Viena, donde falleció. Siempre vivió torturado por la obsesión de la muerte y sus alusiones a ella son muy frecuentes. Llegó a pensar que sus 'Kindertotenlieder' ('Canciones para los niños muertos') habían sido una premonición del posterior fallecimiento de sus dos pequeños hijos. De familia judía, se convirtió al catolicismo y buscó abrazarse con fuerza a la idea de la resurrección, aunque sin abandonar las angustiosas dudas que el tema le suscitaba.

De este anhelo de una vida ultraterrena surgió, en 1894, su 'Segunda Sinfonía', a la que subtituló 'Resurrección'.
Trabajaba en esta época como director de la Orquesta de Hamburgo, después de haber sido expulsado, por su mal carácter, de la Ópera de Budapest. Su prestigio como director era enorme, pero sus composiciones no gustaban al público. Por eso decidió dedicarse a escribir partituras tan solo durante las vacaciones veraniegas, en una pequeña casita, cerca de Viena.

Los primeros esbozos de la 'Segunda Sinfonía' datan de 1888, pero el compositor quería acabarla para el funeral, que se iba celebrar en honor del legendario director Hans von Bülow. No llegó a terminarla a tiempo y fue, precisamente, en este homenaje fúnebre cuando conoció una oda del poeta Klopstock, titulada 'Resurrección', cuyo texto era el remate deseado para clausurar una obra, cuyo desarrollo estaba inspirado por la idea de la brevedad de la vida y la muerte inevitable.

Como era habitual en él, concibió una obra monumental, de bastante más de una hora de duración, articulada en cinco movimientos y con intervención de coros, soprano y mezzo solistas. En ella desarrolla su increíble maestría para manejar los recursos sonoros, creando un clima sombrío en el primer tiempo, 'Todtenfeier' ('Ritos funerarios'), referido a la muerte del héroe, es decir del 'Titán' de su 'Primera Sinfonía'.

A través de los movimientos intermedios, plenos de dudas, el ambiente se torna solemne y anonadante en el tiempo final, cuando se refiere a la resurrección. Como es habitual en Mahler, la complejidad temática es extraordinaria, y requiere una profunda atención en el oyente, para no perderse en ese piélago musical, donde se entrecruzan múltiples motivos, de origen popular, o extraídos de sus lieder. Pero merece la pena ese esfuerzo, para adentrarse en el variopinto y, a veces contradictorio, mundo de la estética mahleriana.

La música de Mahler experimentó también una auténtica 'resurrección'. En un primer momento fue bastante mal aceptada por el público y a este desdén se sumó, años más tarde, la aversión del nacionalsocialismo, que, por su origen judío, lo tildó de 'artista degenerado'.

Sin embargo, el jovencísimo Otto Klemperer, dirigió esta obra, en 1905, con la aprobación de Mahler, quien lo apoyó en los inicios de su carrera. Tras la Segunda Guerra Mundial alcanzó su música un gran éxito popular. Les propongo una grabación remasterizada, de comienzos de los 60, en la que la rotunda batuta del ya veterano Klemperer nos da una versión tensa y emocionante de esta reflexión sobre la muerte y, por si faltaba algo, los versos sobre la resurrección están cantados por la inigualable Elisabeth Schwarzkopf.

ANTONIO DÍAZ BAUTISTA

La Verdad de Murcia

Todtenfeier

Cantidad de envíos : 562
Fecha de inscripción : 19/03/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: Y LLEGÓ MAYO 2011

Mensaje  gustavo el 31/10/2011, 22:01

No puedo estar más de acuerdo con este artículo, Todt. La Resurrección, aparte de ser una partitura monumental, ofrece una perfecta descripción de las grandes cuestiones filosóficas del ser humano. Desde mi punto de vista, una de las más grandes obras musicales de todos los tiempos!

gustavo

Cantidad de envíos : 3145
Fecha de inscripción : 10/11/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: Y LLEGÓ MAYO 2011

Mensaje  javier el 31/10/2011, 22:25

Si mi memoria no me falla, es Catedrático de Derecho por la Universidad de Murcia.

saludos

javier

Cantidad de envíos : 700
Fecha de inscripción : 20/09/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Y LLEGÓ MAYO 2011

Mensaje  Psanquin el 31/10/2011, 22:25

Gracias Todt por el artículo y no hay de qué por la 8ª de Pappano

También me ha gustado el artículo aunque no muy bien documentado; Klemperer ni mucho menos dirigió la Segunda tan joven. Como todos sabemos, se limitó a dirigir la banda fuera del escenario. No dirigiría la obra hasta 1919 en Colonia.

Y tampoco Mahler pretendía dirigir la 2ª en el funeral de Bülow Suspect

Psanquin
administrador

Cantidad de envíos : 8247
Fecha de inscripción : 16/03/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: Y LLEGÓ MAYO 2011

Mensaje  Moreno el 31/10/2011, 23:06

Llegó a pensar que sus 'Kindertotenlieder' ('Canciones para los niños muertos') habían sido una premonición del posterior fallecimiento de sus dos pequeños hijos (...)
ANTONIO DÍAZ BAUTISTA
La Verdad de Murcia
scratch scratch scratch confused Suspect

Moreno

Cantidad de envíos : 1358
Fecha de inscripción : 21/02/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: Y LLEGÓ MAYO 2011

Mensaje  Todtenfeier el 1/11/2011, 15:18

Bueno, pues como veo que sois unos hachas y que no se os escapa nada aquí teneis lo que el Sr. Sagbay ha publicado sobre el centenario Mahler, a ver que os parece.

Especial atención a los dos últimos párrafos y se agradecerán opiniones sobre los mismos.
++++++++++++++++++++++++++++++
CIEN AÑOS DE LA MUERTE DE GUSTAV MAHLER

En el 2011 se celebran 100 años de la muerte de Gustav Mahler, Director y compositor nacido en Bohemia, pionero entre los directores europeos que hicieron carrera en Las Américas-trabajó en el Met. neoyorquino-y acabó sus días en Viena, donde había estado al frente de su todopoderosa Filarmónica. He escuchado algunas de sus obras; al comienzo poco comprensible pero luego se aferran hasta abrir un panorama académico y elevado, con una descripción segura y veraz sobre lo que quiso expresar el compositor y obra basal.

La música de Mahler, y en especial sus sinfonías, nos conducen a cualquier lugar. Aunque en su tiempo se le acusó de que sus composiciones eran demasiado largas, algo que también les ocurrió por ejemplo a Mozart con sus óperas y a Beethoven con sus sinfonías; sin embargo las obras fruto de talentos privilegiados tienen ese don de presumir del ejercicio de la paciencia de los escuchas, que saborean paso a paso el tema, la armonía, matices y giros, como el mejor vino de alto costo, sin saciarse nunca. Escuchar a la London Symphony con Valery Gergiev, las grabaciones recientes de Claudio Abbado con la Orquesta del Festival de Lucerna, de la que dicen que es una de las mejores del mundo, a un director italiano y una orquesta de Babel conformada por los mejores instrumentalistas de mil nacionalidades surge un Mahler refinado, elegantísimo, sonriente y convincente.

La música de Mahler emociona, impresiona, es un despliegue infinito de colores, efectos y contrastes, es el cielo y la mismísima tierra conjugada en cuestión de segundos, todas esas formaciones se convierte en un torrente de sonido capaz de llenar la bóveda celeste. La 1ª Sinfonía, llamada Titán, con su tercer movimiento hipnótico, sencillamente es indescriptible con palabras.
La Tercera, ligada a la naturaleza y con maravillosas intervenciones de mezzo-soprano y coro infantil y de mujeres, muy bella. El Adagietto de la Quinta Sinfonía, toda un obra esplendorosa.

En una ocasión, Mahler manifestó que su música no sería apreciada hasta cincuenta años después de su muerte. No le faltaba razón: valorado en su tiempo más como director de orquesta que como compositor, hoy es considerado uno de los más grandes y originales sinfonistas que ha dado la historia del género: más aún, uno de los músicos que anuncian y presagian en su obra de manera más lúcida y consecuente todas las contradicciones que definirán el desarrollo del arte musical a lo largo del siglo XX.

Aunque como intérprete fue un director que sobresalió en el terreno operístico, como creador centró todos sus esfuerzos en la forma sinfónica y en el lied, e incluso en ocasiones conjugó en una partitura ambos géneros. Él mismo advertía que componer una sinfonía era “construir un mundo con todos los medios posibles”, por lo que sus trabajos en este campo se caracterizaban por una manifiesta heterogeneidad, por introducir elementos de distinta procedencia en un marco formal heredado de la tradición clásica vienesa.

Esta mezcla, con las dilatadas proporciones y la gran duración de sus sinfonías y el empleo de una armonía disonante que iba más allá del cromatismo utilizado por Richard Wagner en su Tristán e Isolda, contribuyeron a generar una corriente del hostilidad general hacia su música, a pesar del decidido apoyo de una minoría entusiasta, entre ellas los miembros de la Segunda Escuela de Viena, de los que Mahler puede considerarse el más directo precursor.

Son diez las sinfonías de su catálogo, si bien la última quedó inacabada a su muerte. De ellas, las números 2, 3, 4 y 8 (la única que le permitió saborear las mieles del triunfo en su estreno), incluyen la voz humana, según el modelo establecido por Beethoven en su Novena. A partir de la Quinta, su música empezó a teñirse de un halo trágico que alcanza en la Sexta, en la Novena y en esa sinfonía vocal que es la canción de la tierra, su más terrible expresión.

Una cultura musical más agresiva debe imponerse a los estudiantes y ciudadanos adultos, porque ésta no divaga únicamente en el placer, es una terapia de grandes bondades; pueda que su armonía reluciente, al igual que la lectura permanente evite ciertas enfermedades mentales que reduce al humano a la discapacidad; ciertas escuelas están más preocupadas de las cábalas de fin de año, del strip tease, del strip, de las novelas, de las misses rellenas de silicona, del halowing. Aquí la Dirección de Educación puede jugar un papel muy importante para que se cumplan los objetivos de la educación en sus más altos componentes. Así lo manda la Constitución y la ley orgánica de educación y su reglamento general.

Queremos ser competitivos, estudiemos más, como lo hacen en otros países. Aquí los profesores les sugieren a los alumnos que les pidan permiso. Como se aprende a estudiar, decía uno de los eméritos rectores del Colegio Técnico “Daniel Álvarez Burneo”, estudiando. La desocupación existente y los traumas de los jóvenes se deben a la educación incipiente y la politiquería. El Estado gasta ingentes recursos en ella, seamos austeros con ellos, hagamos monumentos a la inteligencia con la excelencia académica no con el hormigón armado.
Guillermo Sagbay Márquez
Publicado en CRONICA
El Diario de Loja


^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^

Hombre, para empezar decirle que es Halloween y no halowing que no es strip tease sino striptease.

El 'fuego' queda ya abierto M. Green

Todtenfeier

Cantidad de envíos : 562
Fecha de inscripción : 19/03/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: Y LLEGÓ MAYO 2011

Mensaje  Ludovyk el 21/11/2011, 12:20

Munich, 20 de noviembre de 1911.

Los vapores electorales sin duda hicieron que ayer en este foro se pasara por alto una efeméride importante... importantísima: se cumplieron 100 años del estreno en Munich de Das Lied von der Erde, con dirección de Bruno Walter.

Ludovyk

Cantidad de envíos : 1008
Fecha de inscripción : 16/03/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: Y LLEGÓ MAYO 2011

Mensaje  Psanquin el 21/11/2011, 14:57

Curiosamente fue también justo ayer el aniversario del estreno de la Primera Very Happy

Psanquin
administrador

Cantidad de envíos : 8247
Fecha de inscripción : 16/03/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: Y LLEGÓ MAYO 2011

Mensaje  José María el 21/11/2011, 16:24


José María

Cantidad de envíos : 1567
Edad : 37
Fecha de inscripción : 24/07/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Y LLEGÓ MAYO 2011

Mensaje  Todtenfeier el 30/12/2011, 20:42

El muy ‘ilustre’ López Ortega nos ha colgado en el diariomontañes.es el siguiente artículo sobre nuestro compositor Gustav Mahler.

Yo inicié este hilo en honor de Gustav Mahler y lo termino ahora tras haber recorrido un bello y florecido camino pletórico de su música. Creo yo, después de haber conseguido unos cuantos discos más, más videos, más conciertos y más Mahler que esto es, como lo que los ingleses denominan, el “Efecto Bola de Nieve”, a medida que su música es conocida por más y más público mas personas entran en ese mundo mágico que, según el que escribe el artículo somos unos pocos snobs.
Como dice Raphael en su canción “Qué sabe nadie”, podríamos adaptar la letra a Mahler y cantársela a Mr Ortega.
El que esto teclea no está de acuerdo en nada de lo escrito por Ortega. Le contaría que hace poco hoy una Séptima por Jansons y los filarmónicos de Oslo y me pareció que nunca antes había oido esa música. Que sabe López Ortega………

Estais vosotros de acuerdo con eso de que los neones de la marca Mahler deben apagarse de una vez por todas.

++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

La desmedida celebración del centenario del compositor austriaco puede hacer que su música llegue a cansar
He elegido para escuchar, mientras escribo, la grabación de la Quinta Sinfonía por John Barbirolli dirigiendo a la New Philharmonia. No conozco la cuenta exacta y casi inabarcable de las grabaciones existentes de la Quinta, ni creo que realmente interese. Sumo a Barbirolli las versiones de Walter, Mitropoulos, Kubelik o un muy vienés Bernstein; sumo si me apuran media docena de versiones más. No sé cuántas hay, ni sé cuántas habrán sido editadas recientemente, bajo el impulso aparentemente benefactor del centenario de Gustav Mahler, celebrado en este casi extinto 2011.

Y me pregunto: ¿qué han aportado tantas grabaciones? De ellas, ¿cuántas son resultado de la mera oportunidad, el márketing, la temeridad o la impostura? Y, sobre todo, me cuestiono si la obra de un compositor puede resistir, sin resentirse, una presión tan desmedida. Es cierto que esa presión se ha producido en un círculo casi cerrado, aunque significativo, fiel y universal, el de los melómanos. El centenario de Mahler ha tenido un eco masivo e intenso, pero en un ámbito muy pequeño.

Mahler fue uno más de los incontables artistas que creyeron que su tiempo llegaría tras su muerte. También fue uno de los pocos en acertar con tan frágil vaticinio, pues de común ese tipo de esperanzas toma fría y definitiva sepultura con sus propietarios.

Lo que probablemente no supuso jamás el compositor fue que sus sinfonías iban a ser al cabo de cien años las más interpretadas en salas de conciertos y las más editadas y divulgadas por las sobrevenidas industrias discográficas. Esa es la presión que soporta ahora mismo su trabajo. La cuestión es, ¿cómo y por cuánto tiempo? ¿Cómo afecta esta limitada pero abrumadora popularidad a su legado? ¿Es ese liderazgo el espacio natural del compositor? La industria discográfica, como las editoriales musicales, incide al respecto con la despiadada determinación con que otras industrias talan selvas, extenúan minas o encarecen o vetan el acceso a medicamentos.

Puede resultar simpática como producto, pero la Quinta de Dudamel con la Joven Orquesta Simón Bolívar -por ejemplo- aporta lo que aporta al universo discográfico mahleriano, incluso dejando de lado cualquier comparación con versiones de referencia. Y, como esta, bastantes otras. Por su parte, las ediciones completas puestas a la venta con discutibles e imaginativas combinaciones de orquestas y directores (¿de veras es serio editar una Cuarta de Karajan dentro de una integral de Mahler?) equivalen a amontonar pósters de las sibilas para reproducir la Sixtina.

No son las integrales que deben elegirse, sencillamente, como tampoco la de Gergiev. Sin embargo, las discográficas (o las propias orquestas) las editan y lanzan.

Creo que el motor exclusivo de este tipo de dudosas aportaciones es aparentemente loable, mantener vivo un sector amenazado de las industrias culturales, pero en realidad fragilizan la obra del compositor. Ya sucedió con otras efemérides, Mozart en lugar destacado. También así debe entenderse un curioso y creciente fenómeno sobre el que ya se ha llamado mucho la atención: los y las solistas que graban discos son cada vez más fotogénicos. Agostada la búsqueda de patrones musicales, se exploran hasta la extenuación los patrones marketinianos: hagamos bellas carátulas para tratar de vender discos. Como en la industria cinematográfica o, cómo no, como en buena parte del actual mercadeo de la ópera: que Violetta sea bella y si además canta, no importa. Mejor buen tipo que buena caja, ¿qué fue de la ópera?

El esnobismo

Se hace difícil augurar cuál será el grado de presencia de Mahler en las salas de concierto cuando acabe este tsunami conmemorativo. Probablemente se seguirá interpretando, cómo no, pero lejos de los actuales niveles. A los compositores clásicos no les benefician ni la popularidad ni la excesiva exposición a otros públicos, y eso es así porque un componente básico de la melomanía es precisamente su carácter minoritario. Demasiado Mahler empuja hacia otros compositores. En los últimos meses he escuchado varias veces la frase «yo soy más de Bruckner».

La frase -formulada así o en cualquier variación aproximada- no deja de tener gracia, cuando muchos amantes de Mahler lo somos desde luego de Bruckner, pero marca un tenebroso vector: que las obras de Mahler lleguen a cansar, que su presencia sea excesiva y que reconocerse amante de su música resulte demasiado corriente. Por decirlo de otro modo, actualmente es bastante complicado encontrar entre melómanos a quien diga abiertamente: «Mi músico preferido es Beethoven». En la música clásica el esnobismo no es clave tanto a la hora de acercarse a un compositor como a la hora de distanciarse.

En lo poco, poquísimo que puedo conocer de otras músicas, creo que esta tendencia incluso se ve acentuada, y temo que quizás sea algo extrapolable a otras artes.

Hace unos meses pude conversar con la contralto Nathalie Stutzmann, una de las grandes en este repertorio, sobre Mahler en general y la Tercera en particular. Hablábamos sobre el hecho del centenario y sobre la forma en que la música de Mahler debía lograr superarlo. Para ella, la modernidad del compositor es plena y debiera ir en aumento más allá de 2011: por ejemplo, por su visión de la necesaria armonía entre actividad humana y naturaleza (tan evidente en la Tercera, por otro lado).

Mahler avanza y se acompasa a nuestros tiempos y nuestros gustos e inquietudes. Hablábamos también del grado de exigencia que implica para orquestas y directores, de la grandeza de escuchar en directo sus grandes composiciones y de los riesgos que entraña: Mahler retrata a sus ejecutantes. Por ejemplo, en la pasada Quincena Donostiarra retrató de forma diametralmente opuesta a Yannick Nézet-Séguin y un glorioso Ivan Fischer. Por ejemplo, la propia Stutzmann hizo un Misterioso de la Tercera memorable en otro concierto: nada en ese Misterioso hablaba de Mahler, tan solo era su música, y Stutzmann su sobrecogedor instrumento.

Todo compositor debe ser arrinconado en beneficio de sus composiciones. Mahler debe volver a su sueño silencioso y eterno. Los neones de la marca Mahler deben apagarse: iluminan mal su música y perturban la canción de la noche.

29.12.11 - 00:13 -
J. LÓPEZ ORTEGA |

Eldiariomontañes.es

Todtenfeier

Cantidad de envíos : 562
Fecha de inscripción : 19/03/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: Y LLEGÓ MAYO 2011

Mensaje  Robertino Bergamasco el 30/12/2011, 21:26

X


Última edición por Robertino Bergamasco el 4/1/2012, 23:38, editado 1 vez

Robertino Bergamasco

Cantidad de envíos : 4428
Fecha de inscripción : 14/07/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: Y LLEGÓ MAYO 2011

Mensaje  Contenido patrocinado Hoy a las 01:06


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 10 de 12. Precedente  1, 2, 3 ... 9, 10, 11, 12  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.